Dulce María Ramírez Camacho

Arquitecta. El primer talento que se integró al equipo –en los últimos meses de 2015–. Desde entonces, acompaña al fundador, René Pérez Gómez, durante los procesos de proyecto conceptual y diseño; con sus ideas abona a la misión del estudio: mejorar la calidad de vida de los seres humanos con una arquitectura nítida, elocuente, hecha de luz y gravedad.

 

Dulce reconoce que la práctica en el estudio ha sido crucial para encontrar el punto donde estética y funcionalidad se encuentran. “No diseñas por diseñar sino pensando en procesos y recursos”, afirma.

 

Su desempeño en Pérez Gómez Arquitectura ha supuesto retos –resolver cuestiones relacionadas con reglamentos y trámites propios de la gestión del terreno y la propiedad–; retos que Dulce ha superado y la han llevado a ocupar el rol de líder en el área de proyectos.